Somos un matrimonio que nunca  habíamos tenido perros, ni ningún tipo de mascotas.

El motivo de plantearnos la adopción nos llegó en 2010 debido a varios factores: las ganas de mi marido de tener un perro y su excusa principal, la masificación de gatos "destructores de muebles" en el jardín de mi casa. Así, aprovechó la situación para convencerme en la necesidad de tener un perro. Yo tenía muchas reservas porque primero me daban miedo y segundo nos daría mucho trabajo. Aun así tuve que claudicar.

Entonces nos pusimos en contacto con un voluntario amigo nuestro de Caldes Animal que nos recomendó una perra muy cariñosa, ideal para nosotros que nunca habíamos tratado con ningún animal.

Así, a principios de agosto empezó el proceso. Primero a través de las fotos y vídeos de la web y, después, personalmente en la protectora. Y, a primera vista, ya nos gustó. Salimos a pasear, jugamos en el patio y hablamos con los responsables de la protectora que nos explicaron cómo era Aura, consejos a la hora de tener perro, etc.
Días después, el siguiente paso fue llevarla otro día a casa para verla fuera de su contexto. Allí se descubrió como una perrita muy educada, inteligente, tranquila y juguetona. Eso sí, muy apegada al voluntario que la trajo, cosa que hizo que me planteara si nos querría tanto a nosotros... (La respuesta es que sí!)

Finalmente, después de unos días de reflexión, el 21 de agosto adoptamos a Aura.  Hay que reconocer que la adaptación no fue fácil, aunque os aseguramos que desde entonces no hemos vuelto a tener gatos, ni ratones, etc., al principio se escapaba (todavía no sabemos por donde), fueron unas 7 veces aprox. Y hasta nos llegaron a multar el ayuntamiento de Castellar (sin motivo). Eso nos llevó a hacer algunas pequeñas reformas en el patio e incluso tuvimos que llamar a Santi Vidal, un adiestrador en positivo, para que nos ayudara con la obsesión de perseguir a los gatos!! ja ja.


Des de entonces ha pasado un año y medio y os podemos asegurar que no podríamos vivir sin ella, ni ella sin nosotros. Me hace tanta compañía y me lo paso también con ella, que me da mucha pena no haberla tenido antes. Mi marido hace deporte con ella, se vuelve loca cuando toca ir a correr. Nos la llevamos a todos los sitios, buscamos hoteles donde acepten perros y para este próximo verano, en vez de viajar al extranjero, hemos decidido alquilar un apartamento para no tener que dejarla en ningún sitio.

Aura es una perra muy adecuada, es cariñosa, juguetona y buena, hemos tenido suerte con ella. Y ella vive como una reina en nuestra casa, de hecho es la reina de la casa.

Natàlia & Jordi & Aura